jueves, 11 de junio de 2009

La Llegada, segunda Parte: de Québec a Trois-Rivières

En primavera pasa algo muy chistoso con el clima: Puede que amanezca soleado, y en la tarde se ponga frío, muy frío. O al revés. O simplemente que el clima se mantenga. La naturaleza aun no se ha despertado completamente (estamos hablando de mayo) y se ven los estragos causados por el invierno por todos lados, las aceras incompletas… si, si como en Colombia carcomidas como a medio construir, regueros de nieve convertida en barro en los parques, los árboles empelotos como si estuvieran confundidos aún… y así nos pasaba a nosotros. Teníamos los corazones en primavera.

En el vuelo hacia Toronto estábamos muy emocionados. Nuestra primera salida del país. Que rico. Que barraquera. Muchas expectativas. En Québec ya veníamos más cansaditos pero optimistas y esperanzados… soñadores. Dándonos cuenta que Canadá queda en el planeta tierra. Que no es tan rosa como lo imaginamos. Que la realidad es esa… la realidad. Aquí, en Colombia, en China en la Patagonia… es el mismo planeta.


Pero lo que sentimos cuando nos desembarcamos en Trois-Rivières (!!!)… Es algo difícil de explicar. Solo puedo decir que es como cuando el día esta hermoso, soleado y cálido y de repente una fofa nube gris con vientos helados llega a dañarlo. Así. De repente estábamos solos. SOLOS. Nos bajamos del bus y no había nadie allí. Habíamos hecho una reservación en un albergue pero no veíamos un taxi ni nada. NADA.


Cansados, mirando las calles feas, cargando nuestras maletas, lo poco que nos une a Colombia, prácticamente arrepentidos diría yo. Con la mamitis alborotada. PAILAS como se dice en mi país.


Llegamos al albergue gracias a que nos metimos a el hotel Delta y la recepcionista nos pidió un taxi. Eran las cinco de la tarde y no hacia frío afuera sino adentro. Teníamos el corazón helado. Pensando en la despedida. Pensando en todas las palabras que nuestros familiares nos regalaron antes de partir. Muy duro. Muy feo. Muy Ñak Ñak.

Del hotel al albergue recorrimos menos de dos minutos en el taxi. Una vez instalados en nuestro cuarto, nos dimos ánimo el uno al otro cada uno escondiendo su tristeza. Solo por amor, francamente el estado de ánimo no daba para mucho, no se sabía cual de los dos estaba más enguayabado. Y nos dolía todavía más no poder alegrarnos el uno al otro pero al menos nos comprendíamos perfectamente. Llegamos a la conclusión que dormir era lo único que podíamos hacer, así tuviéramos toda la intención de repetir todo el itinerario y regresar a nuestro país. En serio, queríamos regresar, en ese momento el cambio de un país por otro desconocido no valía el esfuerzo.


Para el día siguiente teníamos ya planeadas muchas actividades desde Colombia. Que ibamos a sacar el NAS, que ibamos a sacar la Carte soleil, que abrir la cuenta conjunta, que llamar a la casa claro. Antes de seguir les cuento que a nosotros aquí nos están apoyando dos organismos: Stratégie Carrière y el Service d’accueil aux nouveaux immigrants (SANA).

Pues bueno para seguir con el cuento, todo eso que teníamos planeado no se pudo hacer. Nuestro “agent de liason” nos llamó al albergue. Que si queríamos conocer la ciudad. Por supuesto! El ánimo no estaba para hacernos los machos en esos momentos. Necesitábamos desesperadamente contacto humano. Una hora después estaba en el albergue esperándonos con una sonrisa de oreja a oreja. Nos subimos al carro e hicimos nuestro primer tour. Para comenzar, nos llevó al parque Champlain, luego al puerto, luego al museo de las Ursulinas y al colegio Saint-Joseph.
Este es el puerto de Trois-Rivières, sobre el rio Saint-Laurent.


Luego lo mejor de todo: Nos llevó al SANA. Y adivinen que? El director es colombiano!!! YES! Y para colmo de males es hincha del Cali como mi amor. Hablar español con él fue un alivio inmediato para el corazoncito. Le contamos la súper historia de la llegada el día anterior… Y se murió de la risa (reacción típica colombiana, hacer de las tragedias una comedia). Un medio regaño para nuestro agente de liason. Del SANA envían a alguien a buscar a las personas que llegan a la ciudad, ya que es normal que se sientan enguayabados, llevados y tristes como nos sentimos nosotros ese día. En nuestro caso a alguien se le olvidó notificar al SANA nuestra llegada triunfal a Trois-Rivières.



Don Iván (así se llama el director) Nos ha contado un poco por encimita y tratando de resumir un poco, su vida en esta ciudad, el lleva nueve años establecido aquí. Don Iván le regala a uno frases para guardar en su memoria y sobretodo para calentar los corazoncitos helados como los nuestros. Algo que nos dijo esa mañana fue: Este es el lugar para convertir sus sueños en realidad. Este es un país para recoger los frutos de su trabajo. Hombre, que se lo diga a uno un colombiano con casi una década en esta ciudad es para alegrar hasta a un cactus!



Esto es para que ustedes vean como una persona con un poquito de amor le puede cambiar la vida a otro. Nosotros hemos recibido mucho amor, mucho cariño, no sólo de Don Ivan, también de tanta gente en esta ciudad, que tenemos prácticamente un coma diabético de tanto dulce en la vida.



Como ya me extendí mucho para la próxima les cuento como ha sido eso del exceso de cariño y nuestra instalación en esta ciudad. (Otra vez les dejo la inquietud de nuestras aventuras). Les advertí en el post de los 770 días que iba a dar mucho detalle. Tengo ganas. Que puedo hacer.

Centre-ville, Trois-Rivières, osease, el centro de esta ciudad.

8 comentarios:

  1. Me encanta tu historia y las que vienen.. Que bonito todo como se empieza a meterializar un sueño!! hasta casi he llorado leyendolos hoy!!! Te cuento que llevo un mes esperando las visas mias y de hija, ya nuestros pasaportes en la embajada. Pidiendo a Dios que todo se consolide lo mas rapido posible!!!

    Dios los bendiga!

    ResponderEliminar
  2. Bumanguesa, la soledad es muy dura.. yo se por qué te lo digo.
    Pero de a poco se va uno acomodando a todo..!!!

    ánimo y palante siempre..!!

    Un Abrazo y saludos para todos.

    ResponderEliminar
  3. JuanPa y Felipe: Gracias! Yo casi lloro acordándome de ese día (el sentimiento fue horrible). Gracias a Dios solo fue ese día y ya. Y si necesito auxilio le grito por ayuda al experto en soledades blogueables ;) A ver si al menos sale un poema de esos que publicaba antes cuando comenzó a languidecer por su Ori.

    ResponderEliminar
  4. Que alegria que estan bien y que tengan tantas personas buenas a su alrededor, la verdad se me arrugo el corazoncito cuando leia que llegaron y estaban solitos, que nadie fue por ustedes, que se les olvido y que la angustia fue tan horrible que les daban ganas de volver, la verdad me da un nose que en el corazon en pensar en ese momento.

    Me gustaria preguntarte si estuvieras de nuevo en esa situación o que le podrias decir a los que estamos preparandonos a irnos, como afrontar esa situación, ese momento de soledad, ese momento en el que todavia nadie te ha hablado, que podrias decir para que sea mas facil de superar.

    La verdad debe ser una experiencia dura, pero vale la pena y me alegro muchisimo que esten bien y super contentos!!!!

    Les envio un fuerte abrazoooo,
    Jen.

    ResponderEliminar
  5. Pues la verdad Jen... desde mi punto de vista y aunque parezca poco glamoroso... CHILLEN, LLOREN y AULLEN todo lo que puedan porque es normal. Uno viene mamado de mil horas de vuelo, viene de despedirse de su familia y de su pais que de por si eso ya es muy pesado y no creo que haya una manera de evitarlo. Y como en la vida hay de todo incluido como los momentos de tristeza y duelo, pues no hay que tratar de evitarlos porque es hacer el vacio más grande.

    Creo que estoy tratando de decir que debemos llamar a las cosas por su nombre y afrontarlo. Llorar y decir OK ya me desahogué ahora, a lo que vine, a forjarme mi futuro!

    uffff que BUENA PREGUNTA! Y se me asomo un cuarto de lagrimita chiquitica --es que soy medio floja para estas cosas.--

    ResponderEliminar
  6. Ya que me tientas.. los poemas siguen ahí, a ver que me nvento mañana, hoy estoy cansado.

    Saludos

    ResponderEliminar
  7. Que historia mas bonita!... me encanto porque se parece a la nuestra... todo los dias, cada dia es una aventura increible, pasan las buenas y las malas. pero sobre todo, pasan en un pais desarrollado, donde el frio es menos frio y el calor es mas agradable.

    ResponderEliminar
  8. Gracias a los dos por pasar por aqui! Y ya no tiento más a nadie. :)

    ResponderEliminar